Y quizá me encierre a vivir contigo, debajo del edredón.

(:

lunes, 22 de agosto de 2011

Every time we talk, is like we are taking a step forward.


I won't forget who I am, who we are.

Never ever, believe me.

But keep reminding it to me, everytime you feel like it.

Keep doing it,

my guardian angel .



Every time we talk, is like we are taking a step forward.
I don't know why, but it is like this.

Keep being my sense, my values, my virtues.


You are a part of me.
Yesterday, now and forever.


I believe in the infinite things,

remember?

sábado, 16 de abril de 2011


Podrías llamarlo equilibrio. Balances de mundos convexos conectando. Paralelidades y otras memeces varias, de esas por las que merece la pena vivir. Podrías cantarlo en silencio, dejar que se lo llevara el viento. Llamarlo alegría y júbilo, o quizás ingenuidad. Lo cierto, es que se me queda pequeño el tiempo. Yo quisiera vivir dos vidas. Correr por ahí pensando en que nos queda primavera de sobra, y que voy a quitarte la ropa tantas veces como quiera, sin que el vino se nos muera en el vaso. De sobra sé que es cierto aquello que dijiste. Algo que recuerdo entre mariposas ahogadas en el cuello. Es raro el tiempo y sus necesidades. Ahora es cierto. Ahora es arte. Y se muere un poquito más la paciencia. Y es cierto que nos movemos por círculos. El hombre ama las idas y venidas, los que sí que no, el premio y el castigo a partes iguales. Somos ratas de laboratorio. Ratas que se enamoran y se dejan mecer en una rueca gigante por horas, solo por un trocito de queso y mermelada. A mí me encanta desafiar esa teoría. Saber, que tú estarás ahí para mí aunque el mundo estalle y tengamos que mudarnos a una estrella. Sé que yo por ti sería hasta el aire, que nos mece, como signos de aire que nacieron para dejarse la piel a latidos. Déjame que te convenza un poquito. Nadie más sabe cantarte al oído, con la voz rota, y dejarte el corazón temblando. Nadie.

Quédate a vivir siempre en la estrella de mi cadera.

jueves, 31 de marzo de 2011

Y sonreír contigo bajo todas las estrellas. =)


No verás tres en un burro cuando esté oscuro, pero verás el corazón de las personas. Serás incapaz de orientarte en lugares desconocidos, pero sabrás guiar tu vida hacia los abrazos más cálidos. Serás demasiado ingenua y buena para tu propio bien, pero gracias a eso encontrarás a personas increíbles. Sufrirás y llorarás en vano, pero la vida te traerá emociones incalculables. Serás enemiga de números y ecuaciones, pero tendrás el don de la palabra, el arma de las letras y la poesía en el corazón. Serás una excéntrica, un alma libre, un ser brillante. Un punto inexacto en el firmamento que se mece entre dos estrellas. Y serás amada. Serás amada con una intensidad todavía difícil de calcular. Respondiendo a ese amor con cada partícula de tu sola existencia.

Esta eres tú.

¿Aceptas?

domingo, 6 de marzo de 2011

Poetry between us.


Las cosas se ven tan claras con este sol radiante y a mi lado tu sonrisa.

Que cuesta creer que el mundo sea un lugar cruel.

Sigue haciendo siempre que mi vida brille como cientos de estrellas,

girando en la espiral de nuestro infinito.

No te gusta la poesía,

pero sabes que te encanta que te escriba.

Y la primavera se llevará,

el dolor de la duda, el sabor de lo injusto.

Y entre susurros extraños, tú y yo gritaremos palabras inventadas,

con los ojos cerrados.

martes, 1 de marzo de 2011

Cada día me gustas más.

Volar un rato, caerse después.
Y nos gusta, y repetimos.

Y me gusta. Y repito.
Quiero doble ración de eso quemedicesbajito.

viernes, 25 de febrero de 2011

Lo que dicen las estrellas de esta noche tan lejana...


-¿Qué estás mirando ahora? –Me preguntó Azuki, mientras me tendía un Oniguiri recién hecho. Me había enganchado a la comida japonesa, gracias a Azuki. Estábamos en uno de esos días sin misión por realizar, y nos encantaba bajar a la Tierra, donde éramos completamente invisibles para todo ser viviente, y dónde pasábamos a ser meras observadoras de la vida que habíamos dejado atrás y ya nunca retomaríamos.

-Le estoy mirando a él. ¿Ves? Esa es su ventana. Está observando la noche. Me… resulta fascinante. Cada noche hace lo mismo. A la misma hora. A esta hora… solíamos estar hablando, sobre cualquier cosa que se nos ocurriera…

-Ainy…

-Estoy bien. –Dije eso, pero dos lágrimas habían empezado a formarse, y mis ojos se estaban empañando ligeramente. Pestañeé, no quería que nada estropease aquella increíble visión.

Azuki no dijo nada, y me rodeó con su abrazo. A pesar de su pequeño cuerpo, Azuki era muy cálida. Su abrazo reconfortaba cada parte desencajada de mi propio ser. Pensé en todos aquellos abrazos que ya nunca podría darle a su hermano pequeño, y cómo se los estaba robando yo ahora, cuando de haber tenido una vida natural, probablemente Azuki y yo nunca nos hubiéramos siquiera conocido.

-Vayámos a ver a tu hermano mañana, ¿vale?

-No. –Contestó ella. –Hiroki se va a dormir a las nueve, aún es un niño, así que no merece la pena gastar nuestro único tiempo libre así.

-Pero podrás visitar Hokkaido, o a alguno de tus amigos… ¿no lo echas de menos?

-Volvamos aquí, Ai. Quiero que le mires mirar la noche un poco más.

-Pero si… tampoco hacemos nada aquí. –Hice vanos esfuerzos para ocultar que me sentía totalmente llena tan solo mirándole. –Solo está ahí parado congelándose mirando el cielo… por dios, debería cerrar la ventana ya! Se va a enfermar! Y pronto serán sus exámenes… ¡habráse visto! Si pudiera tocar la ventana se la cerraría en la cara, aunque pensase que soy el fantasma de su tía abuela, o algo así. –No pude contenerme más, y seguí hablando.- Porque por supuesto, no puede verme, ni tocarme, ni oírme. Ni recordar todas las charlas que hemos tenido, ni los abrazos que me ha regalado. –El torrente de palabras seguía imparable.- Ya ni siquiera se acuerda de cómo enrojecía al encontrarse conmigo, o el nerviosismo de aquella vez. Ya no… volverá al lugar donde nos conocimos, ni volverá a imaginarse cientos de finales en los que acabábamos juntos. Ya no… se.. acuerda de mi.

Mi voz se volvió un susurro inaudible en las últimas palabras, justo cuando cubría mi cara con mis manos y rompía a llorar, mojando la ropa de Azuki, que me abrazaba fuertemente contra sus hombros, acariciándome el pelo.

-No se acuerda porque le han obligado a no recordar, una magia que escapa a nuestro control. Sin embargo, hay algo que los Altos Mandos no pueden quitarnos.

Escuché la suave voz de Azuki y la miré débilmente para darle a entender que no comprendía sus palabras.

-Estoy segura, de que aunque ese chico ya no pueda recordarte, los mejores recuerdos de su vida, sin embargo, son contigo. Una vida, que aunque no pueda rememorar busca cada noche en las estrellas.



--


Nuevo proyecto de novela, sí lo sé, soy demasaido inconstante, empiezo novelas que no termino, pero cuando te invade una idea... algún día las haré todas, I promise!

Estas dos chicas son dos de mis personajes de "Skydivers", una nueva novela, con elementos de ficción que transcurre entre el mundo normal y uno paralelo, donde se encuentra la protagonista, Ainara.

iré poniendo mñas información sobre este nuevo proyecto, de momento me gustaría saber que es lo que habéis sacado en claro de la escena y desentrañado de la historia, toda opinión es un placer, como siempre! =)


Un beso a todos,

y gracias!

lunes, 14 de febrero de 2011

Ponerle fecha a un te quiero es atentar contra la sabiduría del mundo.



Por supuesto,
en el mundo quien mejor me conoce eres tú.

Las carencias de sentido y las atipicidades,
nuestra especialidad es encontrar lo que otros ni siquiera notarían.

Y mientras tu mano me recorre con un grito la consciencia,
me temo querido, que te condeno a cadena perpertua en mis caderas,

y doscientas primaveras escuchándote reír.

Como la sensación de velocidad.
Como la verdad en tus pupilas.
Como lo que siempre imaginé,
que me correspondía.


La niña que nunca se atrevía a hablar.
La que aprendió de ti,
a quererse y a adorarte.