Y quizá me encierre a vivir contigo, debajo del edredón.

(:

lunes, 20 de diciembre de 2010

Ser la última persona con la que hables antes de dormir.

Eres agua que quita la sed.
Viento que revuelve las ideas.

Latidos que desbordan corazones,
que van y vienen golpeando el pecho con sus cañones suicidas.

Eres arte incandescente, delirio ilegal.

Eres aire que respiro,
acertijos entrecruzados,
preguntas sin formular.

Eres lunas sudando,
noches protestando,
orgasmos de ruido y calor.

Mañanas de sonrisas,
y trayectos de autobús con demasiada poesía como para no ser descritos.

Nacimos del olvido de un ruiseñor,
y nos hemos escondido en una cueva de cristal,
donde todo lo que sientes se traspasa y nos golpea.

Quema la sonrisa que amamos,
alivian esas manos la soledad.

Eres todo eso que me faltaba.

Eres eso.

5 comentarios:

  1. Yo fui la última en hablar con mi madre antes de morir. Unos cuarenta minutos después me convertí en huérfana.

    ResponderEliminar
  2. La llave al cofre de mi corazón. Perfume de primavera. Eso es.
    Precioso.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Uno de los mejores que has escrito!

    ResponderEliminar