Y quizá me encierre a vivir contigo, debajo del edredón.

(:

martes, 5 de octubre de 2010

Que se escuche alto el eco de tu sonrisa.

No se trata de tener la sonrisa más bonita,
sino de ser quien más sonríe.


Alto y fuerte y sin medidas,
como una borrachera de amor
desordenándose en los dedos,
con cada parpadeo.


Dar un paseo por el eco de tus latidos sienta tan bien,
que podría quedarme a construir un rascacielos.
Contigo, contigo,
todo sienta mejor.



Ríe,
que das a mi mundo cien vueltas con tan sólo respirar.

14 comentarios:

  1. No es tan mágico como una sonrisa pero en mi blog hay una cosita para ti.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  2. Tus metáforas son tan sinceras y delicadas, que se entiende perfectamente lo que quieres decir sin que esto tenga un lugar en el mundo del lenguaje.
    "Dar un paseo por el eco de tus latidos sienta tan bien, que podría quedarme a construir un rascacielos."
    Y a sonreír se ha dicho, que seguramente algo tendrá de especial para aquel que nos ama <3

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrir tu blog y por lo que he leído ya me encanta!!
    Enhorabuena por tu sensibilidad. Eres capaz de transmitir cosas preciosas con las palabras.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. a veces no se trata de calidad, sino de cantidad

    ResponderEliminar
  5. Usted, usted tan mágica como siempre :)

    ResponderEliminar
  6. Pura alegría se respira por estos rumbos, y se agradece pues es contagiosa.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
  7. Un blog increíble y lleno de sentimientos!
    Me encanta!Love it!

    ResponderEliminar
  8. Ese es mi gran objetivo. Q tu sonrisa sea alargada =) muy alargada

    ResponderEliminar
  9. definitivamente mágico =D
    la sonrisa es la alegría del alma


    gracias por escribir algo tan hermoso señorita escritora

    ResponderEliminar
  10. No se trata de ser perfecto, solo intentar dar lo mejor de cada uno.
    No se trata de ser alegre, sino tener a alguien que te alegre la vida.
    Un beso Julieta!

    ResponderEliminar
  11. Claro, una sonrisa mueve las nubes hacia ese otro lugar donde llueve (y no estamos)...

    mi beso, siempre

    el magnetista

    ResponderEliminar